Mascarillas quirúrgicas

Duración máxima: 8 h.

Reutilizable: NO.

Recomendada para: personal sanitario.

Eficacia de filtración bacteriana (EFB):

Mascarilla Tipo I:
igual o superior al 95%.
Mascarilla Tipo II: igual o superior al 98%.

Niños: NO.

Según su eficacia de Filtración Bacteriana (EFB), son de Tipo I o Tipo II. Estas últimas pueden ser también resistentes a salpicaduras (sangre y otros líquidos biológicos) si se denominan IIR.

Ofrecen un nivel de protección mayor y, como su propio nombre indica, son las que tradicionalmente se utilizan en cirugías y otros procedimientos sanitarios. Igual que ocurre con las mascarillas higiénicas, protegen más al resto que a quien la lleva puesta, sobre todo al estornudar o toser, pues evitan la emisión de gotículas respiratorias que transporten posibles virus. 

Deben tener un mecanismo que permita ceñirla estrechamente sobre nariz, boca y barbilla a quien la lleva puesta. Pueden incluir fecha de caducidad. 

En cuanto al etiquetado es importante que tenga el marcado CE, que asegura que el producto cumple con la legislación europea y la referencia a la norma UNE EN 14683, que asegura que cumple el estándar de calidad.

No se recomienda su uso más de 4 ó 6 horas seguidas. Antes de colocar o retirar la mascarilla hay que lavarse las manos. No tocarla durante su uso. En caso de que se humedezcan o deterioren hay que sustituirlas. No deben colocarse ni en la frente ni en la barbilla.

Mascarillas quirúrgicas